Blogia
El rincón de Irenia

La incógnita

La incógnita Hoy he tenido la necesidad de ir a verte, de verte y de hablarte como hice con tu hermano hace sólo unos días. A veces pienso que vosotros tenéis las respuestas a todas nuestras dudas: sois viejos, sabios e indomables. Pero no he podido hacerlo, sólo he podido escribirte esta carta y enviártela en una botella imaginaria con la esperanza de que la recibas y puedas dar respuesta a la incógnita de qué me está ocurriendo.

Hace tiempo que me noto rara, distante, incluso arisca, y este fin de semana me he dado cuenta de que hace demasiado que esto ocurre.

No me apetece mantener largas conversaciones como antes; me cansa lo que antes me distraía; en las reuniones con mis amigos estoy como ausente; no tengo ganas de salir y me obligo a ello para no encerrarme en mí misma; apenas consigo que algún libro nuevo logre engancharme; pocas películas consiguen captar mi atención. Sólo busco aquello que me haga reír y me haga olvidar por unos instantes de mi realidad más cercana.

Las vacaciones fueron una paréntesis en esta situación, pero el viernes, al saber el día en el que me quedaré sin trabajo, me salió un cansancio viejo que parece haberse apoderado de mí.

Supongo que todo se debe a la tensión acumulada en estos meses y al saber que, en realidad, todo no ha hecho más que empezar. Todavía me queda mucho camino por recorrer.

Sé que algunas relaciones se han resentido de todo esto y espero que puedan entender los motivos que me han llevado a actuar de una forma determinada en algunos momentos.

Confío en que, desde lo más profundo de tu ser, nazca una ola que me traiga una respuesta, y ésta venga acompañada de la fuerza y la esperanza para seguir adelante. Mientras, seguiré escribiéndote.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Irenio -

pues eso, carpe diem. ¿Cuándo follamos?

Irenia -

¿Sabes, Ola? Es curioso que tu respuesta haya llegado precisamente el 23 de abril.
Gracias.

OIa -

Irenia: Tú estabas tendida sobre la cubierta de un barco, acordándote -mientras los piratas te besaban con fiereza- de unos labios que habías besado con pasión y que estaban muertos, y deseabas tu muerte... Si tu voluntad se hubiera cumplido, ¿habrías conocido las crecidas del Nilo, las palabras de Krito y los ojos de Ahram...?

Nunca se sabe cuándo va a empezar la mejor parte de la vida :-)

Marisolo -

Tengo tu postal pero no tu direccion. Soy un desastre pero es mas divertido asin (con n)
Tengo telefono movil pero no tengo operador desde aqui (asi que no me la envies). Te enviare yo la postal cuando regrese, si regreso :ppp.
La vida es una tombola, tom, tombola de luz y de colorrrrrrrrrrr.

Adivina quien viene esta noche?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres