Blogia
El rincón de Irenia

Volver a casa

Volver a casa No tuve ni tiempo de despedirme, la última semana fue casi de infarto. Pero las vacaciones me han dejado como nueva. He tenido tiempo para descansar, para pensar, para ver a la gente que quiero y disfrutar intensamente de su compañía...

Aunque en realidad, volver a Gijón es como volver casa. Me gusta perderme por sus calles: Corrida, Los Moros, San Bernardo; andar sin rumbo por Cimadevilla, subir a la Torre del Reloj, contemplar el Retablo del Mar que se encuentra en la Casa-museo Jovellanos, llegar al Elogio del Horizonte que corona el Cerro de Santa Catalina; ver los barcos del puerto deportivo; pasear por el Paseo del Muro contemplando la playa de San Lorenzo; y sobre todo sentir el mar, percibir su olor, ver como cambia de color, como las olas rompen en la playa o en las rocas.

Estos días he hablado mucho con el mar, con ese mar que llevo en el corazón. Le he contado lo que siento, todo lo que me ha pasado en estos últimos meses como si de un confidente se tratase. Y él me ha contestado en su lenguaje, en un lenguaje que sólo entendemos quienes le amamos. Sé que él se ha llevado parte de mi congoja y me ha dado mucha fuerza, esperanza e ilusión.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Irenia -

Encima que confieso que te amo, que le pongo los cuernos a mi Mediterréneo, ¿me dices esto? ¡Desagradecido! Por cierto, muy ricos los oricios, sí ;-p

Cantábrico -

Pues págate la consulta, al menos devuélveme los oricios que me robaste :D
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres