Blogia

El rincón de Irenia

La cita III (y fin)

La cita III (y fin)

Este verano comencé este relato que, después de tres capítulos y poco tiempo para acabarlo, por fin llega a su fin.

La cita III

Ese fin de semana había quedado con sus amigas de siempre. Desde hacía unos años apenas se veían y por esa razón procuraban concederse una noche sólo para ellas de vez en cuando. Su mente no paraba de dar vueltas a los acontecimientos de los últimos días pero a pesar de ello, intentó parecer lo más despreocupada posible, risueña y feliz. Sólo una de sus amigas se dio cuenta de que algo le ocurría y al final consiguió que se lo explicase.
--¡Tú eres tonta! –exclamó su amiga-- ¿Pero cómo se te ocurre rechazar a alguien en esas circunstancias sintiéndote tan atraída por él? Te conozco demasiado y sé que te gusta de verdad. Te agarras a tu antiguo amante como a un hierro ardiendo.
Ella lo negó una y otra vez. No, no era posible. No podía haberse enamorado de un compañero de trabajo en una sola noche.

El lunes llegó tarde a la oficina, tarde y de mal humor. En su cara se notaba que había dormido mal. Vio a su compañero de confidencias en la máquina de café y no se atrevió a ir. Procuraba evitarlo. Él la miraba de soslayo y por sus ojos se notaba que quería intentar algún acercamiento. Pero no lo hizo, se mantuvo en un segundo plano.

Ella no conseguía sacarse el trabajo de delante; no lograba centrarse. A media mañana recibió un sms de su antiguo amante; le proponía volver a verse aquella misma tarde. No dudó ni un momento y aceptó su propuesta.

Las horas pasaron más rápido a partir de ese momento y su humor también cambió, aunque no su concentración.

Llegó lo más rápido que pudo a casa y creó un ambiente apropiado para un reencuentro entre dos viejos amantes. Su cuerpo volvía a clamar por él.

No tuvo que esperar mucho tiempo para volver a encontrarse entre sus brazos. Él llegó un poco antes de lo que le había dicho en un principio. Se besaron mientras cerraban la puerta y se dirigieron directamente a la habitación. El ansia de los dos cuerpos era mayúscula y rápidamente se saciaron. Pero, al contrario de lo que ella esperaba, él se marchó enseguida. El deseo inicial dejó paso a una sensación de vacío tremenda y tuvo la impresión que había sido un error acostarse de nuevo con él; quizá si su compañero de trabajo no hubiese aparecido todo hubiese sido distinto.

Los siguientes días se sucedieron con monotonía. Por suerte su concentración en el trabajo volvía a ser óptima y se encerraba en sus tareas para no pensar. Sólo la mirada casi al acecho de su compañero conseguía descentrarla porque no podía evitar revivir sus caricias recorriéndole el cuerpo, sus labios besándola, sus ojos deseándola.

El viernes se volvió a quedar hasta tarde en la oficina. Esta vez no se dio ni cuenta. Se fue a hacer un café para despejar su cabeza antes de irse. En el fondo de su alma deseba que se repitiese la escena de la semana pasada. Al acercarse a la máquina lo vio trabajando aún en su despacho.
Echó las monedas en la máquina y cuando levantó la cabeza lo encontró delante de ella.
--Hola –saludó ella conteniendo el temblor que le acababa de aparecer en la mano con la que sostenía el café.
--Hola –contestó él—. Llevo toda la semana intentando acercarme a ti pero no he visto la manera y he notado como me rehuías con la mirada. Sólo quería decirte que el viernes pasado lo pasé muy bien contigo. Fue una noche especial y quería que lo supieras.
--Para mí también lo fue –se sorprendió ella respondiendo— Sólo que…
--No, nada de disculpas. Los dos sabemos que hiciste lo mejor para ambos. Aunque, ¿sabes? Sería fantástico poder repetir lo de la semana pasada, pero imagino que no querrás.
--Te equivocas, me encantaría.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Chicago

Chicago

Chicago años 20. Roxie Hart (Renée Zellweger) es una joven que sueña con convertirse en estrella triunfando como cantante y bailarina. Su amente, la engaña prometiéndole que conseguirá introducirla en el mundo del espectáculo y ella, al sentirse engañada, le mata a sangre fría.

En la cárcel conoce a su admirada Velma Kelly (Catherine Zeta-Jones), una leyenda en Chicago. Ella era la reina de los clubs nocturnos junto con su hermana, hasta que la descubrió en la cama con su marido haciendo la postura 17, el vuelo del águila, y los asesinó a ambos.

Velma ha contratado a Billy Flynn (Richard Gere), el mejor abogado de Chicago que jamás ha perdido un caso, para que la represente, pero Roxie también consigue hacerse con sus servicios.

Flynn descubre que el crimen de Roxie es una historia perfecta para los periódicos sensacionalistas y se centra en su caso dejando a un lado el de Velma En poco tiempo, Flynn lleva la historia de Roxie a las primeras páginas de la actualidad y logra convertir a la joven en la estrella que no pudo ser como artista.

Pero Velma no va a quedarse de brazos cruzados y bien pronto surge una rivalidad entre las dos mujeres, que no piensan renunciar a su lucha por la fama a toda costa.

Hacía tiempo que no disfrutaba tanto viendo un musical que no fuese clásico. Debo admitir que el trío protagonista me ha sorprendido muy gratamente. Buena música, excelente interpretación, unos decorados espléndidos… Realmente he ido al Chicago de los años 20.

El universo sobre mí - Amaral

El universo sobre mí - Amaral

En el viaje de ida y vuelta a Andorra esta canción me ha acompañado durante mucho rato y es que yo también quiero vivir, quiero gritar, quiero sentir el universo sobre mí...

Sólo queda una vela
Encendida en medio de la tarta
Y se quiere consumir

Ya se van los invitados
Tú y yo nos miramos
Sin saber bien que decir

Nada que descubra lo que siento
Que este dia fue perfecto y parezco feliz
Nada como que hace nucho tiempo
Que me cuesta sonreir

Quiero vivir, quiero gritar
Quiero sentir el universo sobre mi
Quiero correr en libertad
Quiero encontrar mi sitio

Una broma del destino
Una melodía acelerada
En una cancion que nunca acaba

Ya he tenido suficiente
Necesito a alguien que comprenda
Que estoy sola en medio de un monton de gente

Que puedo hacer...

Quiero vivir, quiero gritar
Quiero sentir el universo sobre mi
Quiero correr en libertad
Quiero llorar de felicidad

Quiero vivir
Quiero sentir el universo sobre mi
Como un naufrago en el mar
Quiero encontrar mi sitio
Sólo encontrar mi sitio

Todos los juguetes rotos
Todos los amantes locos
Todos los zapatos de charol

Todas las casitas de muñecas
Donde celebraba fiestas
Donde solo estaba yo

Quiero vivir, quiero gritar
Quiero sentir el universo sobre mi
Quiero correr en libertad
Quiero llorar de felicidad

Quiero vivir
Quiero sentir el universo sobre mi
Como un naufrago en el mar
Quiero encontrar mi sitio
Sólo encontrar mi sitio

Quiero vivir, quiero gritar
Quiero sentir el universo sobre mi
Quiero correr en libertad
Quiero llorar de felicidad

Quiero vivir
Quiero sentir el universo sobre mi
Como un naufrago en el mar
Quiero encontrar...
Mi sitio...

Sólo queda una vela
Encendida en medio de la tarta
Y se quiere consumir

Tejiendo la red

Tejiendo la red

Después de una semana de intentar colgar este post, por fin he podido hacerlo.

El último post de Cide me ha hecho reflexionar.

Para empezar siento que se cierre uno de los mejores blogs que he visitado, aunque por otro lado entiendo y, sobre todo, respeto su decisión.

Pero no me ha hecho reflexionar sobre el porqué de abrir un blog o mantenerlo, sino acerca de las relaciones que se establecen a través de la red.

Uno se adentra en la red sin saber muy bien qué va a encontrar. Información, por supuesto, webs de lo más variadas, foros, chats, blogs y en ellos personas que se esconden detrás de un nick. Algunas veces el nick es un reflejo de una parte de su personalidad, otras no es más que un nombre con el que darse a conocer en Internet. Y, por suerte, hay veces que la red posibilita establecer relaciones con personas que de otra manera no hubieses conocido.

He tenido la suerte de encontrarme con grandes personas en Internet y he hecho amigos que me han dado mucho más de lo que hubiese podido imaginar al conocerlos. También me he llevado decepciones e imagino que probablemente yo también habré desilusionado a esas personas. Poco a poco se ha ido tejiendo una red con personas que de una manera u otra han significado algo en mi vida. Espero que esa red siga trenzándose durante mucho tiempo.

You're My Best Friend - Queen

You're My Best Friend - Queen

Una de las mejores canciones de Queen que describe muy bien qué es la amistad. Es uno de los temas de Los amigos de Peter.

You're My Best Friend

Ooh, you make me live
Whatever this world can give to me
It's you, you're all I see
Ooh, you make me live now honey
Ooh, you make me live

Oh, you're the best friend
That I ever had
I've been with you such a long time
You're my sunshine
And I want you to know
That my feelings are true
I really love you
Oh, you're my best friend

Ooh, you make me live

I've been wandering round
But still come back to you
In rain or shine
You've stood by me girl
I'm happy at home, happy at home
You're my best friend

Ooh, you make me live
C'mon - eh
Happy at home you're my best friend
Oh oh you're my best friend ooh you're my best friend
Ooh you make me live
Ooh you're my best friend

Los amigos de Peter

Los amigos de Peter

Comedia agridulce, dirigida por Kenneth Branagh en 1992, parte de la premisa de unir a un grupo de amigos en la treintena que hace 10 años que no se reúnen para pasar juntos la Nochevieja. El encuentro será en la gran mansión que Peter ha heredado de sus padres. En ese fin de semana tendrá tiempo para recordar, para ver cómo sus vidas han evolucionado, para recuperar sus sueños perdidos, para sentir que todavía siguen unidos a pesar de la distancia y para descubrir cuál es la sorpresa que Peter les tiene preparada.

Como decía al principio, se trata de una comedia agridulce que muestra a un grupo heterogéneo de personajes en los que es relativamente fácil verse reconocido. La película, sobre todo, ahonda en la complejidad de las relaciones humanas y cómo éstas van evolucionando a lo largo de la vida.

Film muy recomendable para una tarde de domingo o una noche de viernes y excelente banda sonora para escuchar a todas horas.

Reflexiones de otoño anticipado

Reflexiones de otoño anticipado

Llevo unos días muy reflexiva, no sé si es este otoño anticipado o bien los pequeños gestos de la gente que uno quiere que me hacen darme cuenta de algunas cosas.

Desde hace un tiempo he observado como me voy alejando de personas a las que quiero mucho. Intento acercarme a ellas pero noto que se distancian inexorablemente. Ya no compartimos salidas, risas, anécdotas, proyectos, ilusiones, pesares, conversaciones. Las veo y noto que una especie de muro se está construyendo entre nosotros e intento derribarlo o, como mínimo, procurar que no suba más, pero últimamente siento que sólo yo lucha contra él.

Me niego a aceptar que quizá es ley de vida perder a aquellos que durante años han sido tan importantes en tu vida (y tú en la suya). No me sirve saber que hay otras personas que también me llenan. Pienso que sería como tirar por la borda una parte de mi alma y no estoy dispuesta a ello.

Volver a la rutina

Volver a la rutina

Hace casi un mes que se acabaron las vacaciones pero se puede decir que hasta hoy no he retomado las riendas de mi vida.

Me fui sólo una semana, a la playa, a descansar en excelente compañía: la de Cide y la de dos amigos más. Fueron unos días de relax en los que, además de ir a la playa, hubo tiempo para salir de marcha (poca, ¿verdad, Cide? ;-)), hablar mucho de los temas más diversos con tres buenos conversadores, remojarse en un jacuzzy hasta quedar arrugadito como una pasa y, sobre todo, ceder al vicio de la gula. Aunque lo más enriquecedor fue la convivencia con tres grandes personas. Volví nueva; parecía que me hubiese ido muchos días más.

Al regresar, sin embargo, no volví a la rutina diaria aunque sí al trabajo. Diversas obligaciones familiares me han tenido ocupada hasta este pasado fin de semana. Pero lo he hecho con gusto, con mucho gusto, como se deben hacer estas cosas.

También he tenido tiempo para leer, poco, lo reconozco, y sumergirme en dos grandes historias que me engancharon desde el principio: La tía Tula de Miguel de Unamuno (regalo de Cide) y Nada de Carmen Laforet. Lo que menos he cultivado ha sido el cine y la música, aunque descubrí a Quique González (gracias) y me encantó Llámame Peter.

Hoy he vuelto a la rutina y, es curioso, pero ha sido el primer día que he notado que el otoño está muy próximo. Espero que sea un otoño lleno de ilusiones, al menos mi ánimo está predispuesto a ello.

El 7 de septiembre - Mecano

El 7 de septiembre - Mecano

Esta canción es un poco especial. En esta fecha han ocurrido cosas importantes en mi vida. Y que mejor que volver al blog echando mano de ella.

El 7 de septiembre

Parece mentira que despues de tanto tiempo
rotos nuestros lazos
sigamos manteniendo la ilusión
en nuestro aniversario

La misma mesita que nos ha visto amarrar
las manos por debajo
cuida que el rincón de siempre
permanezca reservado

Y aunque la historia se acabó
hay algo vivo en este amor
que aunque empeñamos en soplar
hay llamas que ni con el mar

Las flores de mayo
poco a poco cederán a las patas de gallo
y nos buscaremos con los ojos
por si queda algo

El 7 de septiembre es
es nuestro aniversario
y no sabemos si besarnos en la cara
o en los labios

Y aunque la historia se acabó...(se repite)

El 7 de septiembre es
es nuestro aniversario...
es nuestro aniversario...

Cerrado por vacaciones

Cerrado por vacaciones

Llevo algunos días sin actualizar el blog. Quería seguir con él hasta comenzar las vacaciones pero veo que va a ser imposible, estos días apenas me queda tiempo para nada. Así que oficialmente cierro el blog por vacaciones. Imagino que en unos quince días, a lo sumo tres semanas, estaré otra vez de vuelta.

Al regresar seguiré con el relato inacabado y todas aquellas cosas curiosas que encuentre para explicar.

¡Felices vacaciones a todos!

La mente y la cebolla

La mente y la cebolla

Es curioso el funcionamiento de nuestro cerebro. Leyendo un artículo sobre los beneficios de la cebolla para la salud me he acordado de lo que me decía mi tío-abuelo para hacérmela comer cruda: “fa posar guapo” (hace poner guapo). No lo consiguió, la cebolla cruda no me gusta y tampoco me sienta demasiado bien. Pero él tenía razón y allá donde esté ahora sabe que se la he dado.

La cebolla tiene un gran efecto alcalinizante, ayuda a remineralizar el organismo y a eliminar toxinas; es un buen diurético, tiene poder bactericida, beneficia a la próstata, favorece la eliminación del ácido úrico, alivia la constricción de los bronquios, fortalece el cabello y mantiene una piel más sana.

Así, que ya sabéis, ¡a comer cebolla!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Indignante

Indignante

Quizá estoy más espitosa de lo normal, pero me acaban de cabrear.

El calentador de casa no va demasiado bien y avisé para que vengan a revisarlo. Me acaban de llamar diciendo que hoy a las 13:00 pasarían por casa. ¡Hoy! Digo yo que lo normal en un caso así es que concierten una hora contigo previamente para, como mínimo, poder avisar con tiempo en la oficina que durante un rato te vas a ausentar; más aún cuando antes has dicho que, por favor, a poder ser, vengan fuera de tu horario laboral para no tener que pedir permiso. Pero no, ¿para qué?

Por desgracia esto es el pan nuestro de cada día. Una cosa similar me ocurrió con la entrega del kit de Internet y lo mismo le sucedió a una amiga mía con el suyo.

Parece que todavía no se sepa que las cosas han cambiado, que ahora en casa ya no hay nadie durante el horario laboral estándar y que, en caso de tener que hacer un encargo, a veces, hay que hacer juegos malabares con los horarios.

Lo dicho, indignante.

Definiciones de amor

Definiciones de amor

Esta noche mientras pensaba en qué escribir hoy y visitaba otros blogs, me han venido a la mente dos sonetos: uno de Lope de Vega y otro de Francisco de Quevedo. Ambos definen qué es el amor y, vive Dios, que pocas definiciones pueden ser más acertadas.

Desmayarse, atreverse, estar furioso,
áspero, tierno, liberal, esquivo,
alentado, mortal, difunto, vivo,
leal, traidor, cobarde y animoso;
no hallar fuera del bien centro y reposo,
mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
enojado, valiente, fugitivo,
satisfecho, ofendido, receloso;
huir el rostro al claro desengaño,
beber veneno por licor süave,
olvidar el provecho, amar el daño;
creer que un cielo en un infierno cabe,
dar la vida y el alma a un desengaño;
esto es amor, quien lo probó lo sabe.`

Lope de Vega

Es hielo abrasador, es fuego helado,
es herida que duele y no se siente,
es un soñado bien, un mal presente,
es un breve descanso muy cansado.

Es un descuido que nos da cuidado,
un cobarde con nombre de valiente,
un andar solitario entre la gente,
un amar solamente ser amado.

Es una libertad encarcelada,
que dura hasta el postrero paroxismo;
enfermedad que crece si es curada.

Éste es el niño Amor, éste es su abismo.
¡Mirad cuál amistad tendrá con nada
el que en todo es contrario de sí mismo!

Francisco de Quevedo

Plantas

Plantas

Tengo mala mano con las plantas.

A mediados de primavera me regalaron una plantita que cuidé con esmero: la regaba, la ponía en el lugar que tenía más luz, le hablaba, pero poco a poco, fue perdiendo su verdor, se marchitó y acabó muriendo. A las dos semanas me regalaron otra planta y el resultado fue el mismo.

Oí una vez que uno no se puede ocupar de nadie, ni de uno mismo, hasta que es capaz de cuidar de una planta. Según esta teoría, parece que estoy condenada a no poder ocuparme ni de mí misma. Pero por suerte sólo es una teoría y no creo demasiado en ella.

La verdad es que me gustan las plantas. No todas, es cierto, y aún menos en exceso, pero considero que dan calor a una casa. Espero que, tal y como prometió, mi madre resucite la Marquesa que le regalaron cuando nací y pueda poner un tiesto con ella en el recibidor de mi casa. Creo que sería una buena bienvenida para mis visitas y para mí.

Fin de semana

Fin de semana

Viaje de ida y vuelta a Benicarló en excelente compañía: comida en el mejor restaurante de la ciudad, paseo por sus playas y por sus calles, visita al recién restaurado convento de San Francisco.

Llegada a casa.

Copa y buena conversación con un amigo que hace meses que no ves.

Hora de dormir.

Ducha.

Un buen zumo de naranja.

Visita a tus tías.

Comida.

Paseo por el Gótico con una buena amiga.

Hora de cenar y de dormir.

----------

Ha sabido a preámbulo de vacaciones.

El elixir de la eterna juventud

El elixir de la eterna juventud

Estos días he estado investigando acerca de los métodos y las creencias que la humanidad ha tenido desde siempre para hallar la inmortalidad o el elixir de la eterna juventud.

Aquí dejo el artículo que he redactado.


El elixir de la eterna juventud

La búsqueda de la inmortalidad o del elixir de la eterna juventud existen desde que la humanidad es consciente que es mortal.

Las culturas primitivas consideraban que la sangre de los animales transmitía energía vital y por eso se la bebían.

Los egipcios desarrollaron buena parte de su cultura en la creencia de que el faraón era un ser inmortal, de ahí la importancia que daban a la construcción de las pirámides y a todo el proceso de momificación.

Posteriormente se consideró que el aliento era el transmisor de la vida. Se creía que con el último aliento se expulsaba el alma y que el aliento divino otorgaba la vida. Así, el romano Claudio Hermippus afirmaba haber vivido 115 años al aspirar de forma continua el aliento de las jovencitas.

Otro de los grandes mitos de la inmortalidad es la búsqueda del Grial. En los siglos XII y XIII se formó el mito del Grial; este proceso consistió en cristianizar la tradición celta existente. El primero que escribió una historia sobre la búsqueda del Grial fue Chrétien de Troyes, aunque quedó incompleta por al muerte del autor. Este primer relato, sin embargo, ni conserva íntegramente sus rasgos celtas ni tampoco propone una interpretación cristiana. Poco después del relato de Chrétien, Robert de Boron, escribió una trilogía en a que se argumenta de manera definitiva el sentido cristiano al mito. Su historia transcurre en tiempos de José de Arimatea y el Grial es el vaso en que se recogió la sangre de Cristo.

En la edad media, las historias servían para educar a quienes las oían. Así, no es de extrañar que uno de los motivos de las cruzadas fuese hallar el santo Grial que, según decían, confería la inmortalidad o curaba a quién bebía de él.

Al mismo tiempo, mientras los caballeros iban a Jerusalén para conquistar lo que ellos denominaban territorio santo, los alquimistas buscaban con sus pócimas hallar la piedra filosofal para poder convertir todos los metales en oro y encontrar el elixir de la vida que les permitiese lograr la inmortalidad. De esta manera, hacia el siglo X en China se descubrió la pólvora. Se tiene constancia que en esa época se comenzaron a vender elixires milagrosos de manera ambulante por toda Europa.

En la época del Renacimiento la búsqueda de la fuente de la eterna juventud se asoció con la de El Dorado.

En los siglos XVI y XVII fueron habituales las historias que narraban rejuvenecimientos súbitos entre los alquimistas y las prolongaciones antinaturales de sus vidas gracias a la disolución de la piedra filosofal en agua destilada. Decían que la sustancia resultante era capaz de eliminar de manera selectiva el agua pesada de los tejidos haciendo que estos no envejecieran. Se creía que al tomar una gota de este elixir cada seis meses se eliminaban todas las toxinas del cuerpo, aunque luego se caían las uñas, los dientes, los cabellos, que posteriormente volvían a nacer; también se decía que desaparecía la necesidad de comer y la de evacuar y la transpiración era más que suficiente para eliminar líquidos. Lo que sí es cierto es que se conoce la fecha de nacimiento de muchos alquimistas pero no la de su muerte.

A medida que el tiempo iba pasando se hacía evidente que los métodos que se probaban para conseguir el elixir de la eterna juventud, fracasaban. Los sistemas cada vez se hacían más pintorescos e incluso extravagantes.

En la Edad Moderna aparecieron un conjunto de personajes que probaron una serie de técnicas según ellos infalibles para regenerar el cuerpo y poder vivir más.

Así, el conde de Cagliostro, noble nacido en Palermo en 1743, ideó un sistema similar al de los capullos de seda: la persona que quería regenerarse debía desnudarse, tumbarse en una cama, envolverse en una manta y durante un mes alimentarse solamente de caldo de pollo. Cagliostro afirmaba que pasados unos días el individuo perdería el pelo y los dientes hasta debilitarse al máximo, pero a partir de ahí comenzaría un proceso regenerativo que le devolvería los dientes, el pelo y la juventud. Obviamente, la persona que se sometiese a este “tratamiento” cumpliría la primera parte por la acción del escorbuto al no tomar nada de vitamina C, pero jamás recuperaría los dientes, el pelo y aún menos la juventud.

En 1777 murió Johannes de Philadelphia, un brujo de Gottinga conocido entre la nobleza por sus trucos de magia. Cuenta la leyenda que los restos del brujo fueron encerrados en un tonel con una pócima creada por él. Éste se abrió a destiempo y en su interior encontraron los restos de un embrión humano a medio desarrollar.

El alquimista más conocido del siglo XVIII fue el conde de Saint Germain de quien Voltaire hace referencia en más de una ocasión. Su primera aparición fue en Londres en el año 1743 y ya se rumoreaba que era mucho mayor de lo que aparentaba. Saint Germain tuvo la destreza de hablar de diferentes acontecimientos históricos del pasado de manera que parecía que había sido un testigo ocular y afirmaba haber conocido a Julio César y a Poncio Pilatos. Quienes le conocieron notaron que nunca parecía cansado, jamás comía ni bebía en público e ignoraba sexualmente a las mujeres. Murió en 1784 en el castillo de Carlos de Hesse-Cassel en Landgrave mientras éste estaba ausente, aunque muchos aseguraron haberle visto posteriormente en distintos lugares y en diferentes fechas hasta bien entrado el siglo XX.

Con el desarrollo de la ciencia se comenzaron a buscar otros sistemas para alargar la vida y aparentar la juventud, así cada vez se crearon más cosméticos y progresó una parte importante de la medicina moderna.

Alegría

Alegría

Me acaban de dar una buena noticia: el primer proyecto que he realizado en la empresa en la que estoy trabajando desde junio ha gustado mucho al cliente que lo encargó.

Después de unas semanas de nervios, de roces con los colaboradores externos, de trabajo intenso para pulir el proyecto, de volver una y otra vez sobre el mismo tema, de dudas acerca de la calidad del producto, de pensar que jamás acabaríamos…, ¡ha llegado a buen puerto!

Si el día que lo terminé lo celebré con ganas, esta noche lo haré con más motivo.

Hawaii - Bombay - Mecano

Hawaii - Bombay -  Mecano

Será el calor mezclado con el sueño, pero esta noche me voy a permitir el lujo de colgar la que para mí es la canción del verano por excelencia: tonta y pegajosa, aunque por ella no pasan los años.

Ayyyyyyyyy

Hawaii - Bombay

Hawaii-Bombay
son dos paraísos
que a veces yo
me monto en mi piso,
Hawaii-Bombay
son de lo que no hay.

Hawaii-Bombay
me meto en el baño
le pongo sal
y me hago unos largos
para nadar
lo mejor es el mar.

Y al ponerme el bañador
me pregunto
cuando podre ir a Hawaii
y al untarme el bronceador
me pregunto
cuando podre ir a Bombay.

Hawaii-Bombay
tumbado en mi hamaca,
Hawaii-Bombay
toco una maraca,
pachín, pachín
canto una de machín.

Hawaii-Bombay
a la luz del flexo,
Hawaii-Bombay
nos damos un beso;
hazme el amor
frente al ventilador.

Y al ponerme el bañador
me pregunto
cuando podre ir a Hawaii.
Y al untarme el bronceador
me pregunto
cuando podre ir a Bombay.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Pereza

Pereza

Bendita pereza cuando uno puede rendirse a ella. Te atrapa poco a poco, se adueña de ti, te susurra que ya harás mañana lo que podrías hacer hoy. ¡Y es tan fácil ceder a sus deseos!

El calor también te atonta, te hace ir más lenta de lo normal en las tareas cotidianas. Prefieres un paseo por la playa para refrescarte o, como mínimo, sentir el tacto de la arena en la planta de los pies y oler la brisa marina mientras contemplas las diferentes tonalidades del azul del mar.

Al final sabes que el tiempo que perdiste cediendo a la pereza deberás recuperarlo, como mínimo, no concediéndole más. Te pones las pilas y reemprendes las tareas abandonadas. Aunque fue bonito rendirse a ella.

En brazos de Morfeo

En brazos de Morfeo

Es jueves, está anocheciendo y desde hace un rato sientes cómo el sueño se va apoderando de ti. Tampoco ha sido una semana excesivamente dura, pero te sientes cansada. Esta mañana ya te ha costado más de lo habitual levantarte de la cama.

Te sientas un rato en el sofá después de cenar. Saboreas un trozo de chocolate mientras zapeas. No hay nada que llame tu atención. Cierras la caja tonta y te quedas un rato más sentada, jugando con el mando a distancia. Notas como los ojos pesan cada vez más.

Vas a la cocina a por un vaso de agua y caes en la cuenta que deberías fregar los platos, pero ahora no puedes. La pereza se está adueñando de ti.

Decides acostarte. Aún es temprano, sin embargo. No estás acostumbrada a irte a la cama tan pronto. Aprovecharás para leer. Últimamente sólo lo haces en el metro y sabes que deberías dedicar más tiempo a la lectura, además, esta novela te tiene atrapada.

Por suerte mañana ya es viernes y los viernes son siempre diferentes: por delante esperan dos días de fiesta.

Te metes en la cama, reemprendes la novela en el punto en el que la has dejado por la tarde y sientes cómo Morfeo te acaricia pausadamente para acabar abrazándote. No te rindes más y cedes a sus (tus) deseos.

Buenas noches

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres